7.1 Elección de tecnologías para la enseñanza y el aprendizaje: un reto

image
Figura 7.1 ¿Cuántas tecnologías hay en esta foto?

Incluso para un ingeniero electrónico será difícil identificar todas las tecnologías en la foto. Se trata de un sistema de entretenimiento que desde 2014 es común en los hogares de los Estados Unidos. La respuesta dependerá de lo que se entienda por tecnología:

  • ¿hardware? (por ejemplo, monitor de TV)
  • ¿software? (por ejemplo conversor digital/ audiovisual)
  • ¿redes? (por ejemplo, Internet, satélite)
  • ¿servicios? (por ejemplo, televisión, Twitter)

La respuesta por supuesto es todo esto, además de los sistemas que permiten la integración de todos estos componentes. De hecho, las tecnologías representadas en esta fotografía son demasiadas para enumerar (aunque verán un comentario en la Actividad 7.1 al final del libro,  es un ejercicio que ha quedado desactualizado, y me vi obligado a cambiarlo un par de años después debido a las ‘actualizaciones’ tecnológicas de mi proveedor del servicio).

En la era digital, estamos inmersos en la tecnología. La educación, que aún está rezagada en la adopción de las tecnologías, no es una excepción en la actualidad. Sin embargo, el aprendizaje es también una actividad humana fundamental que puede funcionar bastante bien (algunos dirían mejor) sin ningún tipo de intervención tecnológica. Por lo que en una época inmersa en la tecnología ¿cuál es el rol de la educación?, ¿cuáles son las características únicas o affordances y cuáles son las limitaciones de la tecnología en la educación?, ¿cuándo debemos usar la tecnología? y ¿con qué fines debemos usar esas tecnologías?

7.2 La necesidad de modelos de decisión

El objetivo de los próximos capítulos es proporcionar algunos marcos o modelos para la toma de decisiones, sólidamente basados en la teoría y la investigación y que también son pragmáticos en el contexto de la educación. Este no será un ejercicio fácil. Hay profundos retos filosóficos, técnicos y pragmáticos al proporcionar un modelo o un conjunto de modelos flexibles pero lo suficientemente prácticos para manejar el amplio espectro de factores que intervienen.

Por ejemplo, las teorías y creencias sobre la educación influirán fuertemente en la elección y el uso de diferentes tecnologías. En el aspecto técnico, cada vez es más difícil clasificar o categorizar la tecnología, no sólo porque está cambiando rápidamente, sino también porque las tecnologías tienen muchas características únicas o “affordances” que cambian de acuerdo a los contextos en los que se utilizan. Desde lo pragmático, sería un error centrarse únicamente en las características educativas de las tecnologías. Hay problemas sociales, de organización, de costos y también problemas de accesibilidad que son relevantes.

La elección y el uso de tecnologías para la enseñanza y el aprendizaje están impulsados, una vez más, tanto por el contexto, los valores y las creencias como por la evidencia científica o la teoría rigurosa. De esta manera, no existe el “mejor” marco o modelo. Por otro lado, dada la rápida escalada de las tecnologías, los educadores están abiertos al determinismo tecnológico (aplicaciones inapropiadas de inteligencia artificial, por ejemplo) o el rechazo total de la tecnología para la enseñanza porque es muy compleja. Por lo tanto, necesitamos algunos modelos para guiar su selección y uso.

Sin embargo, también veremos que incluso con tales modelos o marcos para la toma de decisione que aún quedan algunas preguntas fundamentales sin respuesta con respecto al uso de la tecnología para la enseñanza, que incluyen:

  • ¿Qué actividades se logran mejor cara a cara y cuáles online, y en qué contextos?
  • ¿Cuál es el rol del profesor, y éste puede/debe/será reemplazado por la tecnología?

Estas son preguntas que se abordarán más adelante en el libro. Sin embargo, si tomamos en cuenta al docente al frente de la clase y al plan de estudios que debe desarrollar o al estudiante, que busca desarrollar su propio aprendizaje, es necesario proveer una guía práctica ahora mismo para el momento en el que debe decidir qué tecnología utilizar. En este y en los próximos dos capítulos voy a ofrecer algunos modelos o marcos que faciliten la búsqueda de la respuesta eficaz y pragmática a dichas preguntas y optimicen la experiencia de aprendizaje.

Mientras tanto vamos a empezar a indagar sobre su opinión respecto de la elección de la tecnología para la enseñanza y el aprendizaje.

Actividad 7.1 ¿Cómo toma decisiones actualmente sobre la tecnología que se utilizará en la clase?

  1. ¿Cómo decide qué tecnologías va a utilizar en sus clases?
    • ¿Utiliza lo que hay en el aula?
    • ¿Pregunta a la gente de soporte de TI?
    • ¿Tiene una teoría o conjunto de principios para tomar tal decisión? ¿Cuáles son?
  2. ¿Justificar el uso de tecnología (o la falta de tecnología) en sus clases es una tarea fácil?
  3. ¿Cuántas tecnologías se pueden ver en la Figura 7.1? Puede listarlas

Podrá ver mi respuesta a la pregunta 3 en Comentarios sobre Actividad 7.1  al final del libro. No haré comentarios sobre las preguntas 1 y 2

License

Icon for the Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License

Enseñar en la Era Digital - Segunda Edición by CETEC FIUBA Centro de Tecnologías Educativas is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License, except where otherwise noted.