1.2 Las competencias necesarias en la era digital

image
Figura 1.2.1 El uso de los medios sociales para la comunicación es una habilidad esencial para la era digital

1.2.1 La creciente importancia del desarrollo de competencias

El conocimiento integra dos componentes fuertemente interrelacionados pero diferentes: los contenidos y las competencias o destrezas. El contenido incluye hechos, ideas, principios, pruebas y descripciones de procesos o procedimientos. La mayoría de los instructores, al menos en las universidades, están bien formados en contenidos al lograr el conocimiento especializado de las áreas temáticas que enseñan. La experiencia en el desarrollo de competencias sin embargo, es otra cuestión. No se trata de si los instructores ayudan a los estudiantes a desarrollar competencias –sí lo hacen– sino de considerar si estas competencias intelectuales coinciden con las necesidades de los trabajadores basados en el conocimiento, y si se le da suficiente énfasis al desarrollo de competencias dentro del plan de estudios.

1.2.2 Las necesidades de una sociedad digital

Hacer predicciones siempre es arriesgado, pero generalmente las grandes tendencias hacia el futuro ya se pueden ver en el presente. El futuro simplemente magnificará las condiciones actuales, o las condiciones actuales darán lugar a una transformación que podemos ver venir. Los ejemplos son muchos:

  • Internet de las cosas donde casi todo está conectado digitalmente;
  • Vehículos autónomos y transporte;
  • Datos sobre nuestras vidas personales que se recopilan y analizan en cantidades masivas para anticipar / predecir / influir en nuestro comportamiento futuro;
  • Automatización que reemplaza y/o transforma el trabajo humano y el ocio;
  • Agencias estatales y/u oligopolios comerciales que controlan el acceso y el uso de datos;
  • Falta de transparencia, corrupción de mensajes y aumento de estas distorsiones en las comunicaciones digitales.

Está claro que podemos, como individuos, levantar nuestras manos y dejar todos estos desarrollos a entidades estatales o comerciales para que los gestionen en sus propios intereses, o podemos tratar de prepararnos para influir o incluso controlar cómo se gestionan estos desarrollos.

A esto me refiero cuando hablo sobre el desarrollo de las competencias del siglo XXI o la preparación para una sociedad digital. Tenemos la responsabilidad de garantizar que nuestros estudiantes estén lo suficientemente educados para que comprendan estos problemas y tengan los medios para abordarlos. Esta es una responsabilidad de cada educador, ya que afecta a todas las áreas del conocimiento.

Por ejemplo, el profesor de ciencias necesita inculcar en sus alumnos la capacidad de identificar fuentes confiables y poco confiables de datos científicos, y la capacidad de aplicar ese conocimiento de manera ética que beneficie a la humanidad. Esta es una responsabilidad particularmente importante para quienes enseñan ciencias de la computación. Necesitamos enseñar sobre los peligros de las consecuencias no intencionadas o desconocidas de las aplicaciones de inteligencia artificial y de los análisis automatizados de datos masivos, sobre los posibles sesgos en los algoritmos y la importancia de auditar y ajustar los procedimientos automatizados para evitar consecuencias imprevistas o perjudiciales antes de que causen daños.

El aprendizaje digital (en lugar de en línea) tiene un papel fundamental que desempeñar, porque para desarrollar estas habilidades, el aprendizaje de nuestros estudiantes debe estar integrado digitalmente. Solo dominando la tecnología podemos controlarla.

1.2.3 ¿Qué competencias?

Las competencias requeridas en la sociedad del conocimiento son las siguientes (adaptado de Conference Board of Canada, 2014):

  • Comunicación: además de las tradicionales competencias de lectura, expresión oral y escritura clara y coherente, son necesarias las competencias de comunicación en las redes sociales. Estas capacidades podrían incluir crear un video de YouTube para demostrar un proceso o hacer una presentación de ventas, llegar a través de Internet a una amplia comunidad de personas expresando sus propias ideas, incorporar comentarios o retroalimentación, compartir información de manera adecuada, e identificar tendencias e ideas en contextos diversos.
  • Aprendizaje independiente: esto significa asumir la responsabilidad de identificar lo que necesita saber y el lugar dónde encontrar ese conocimiento. Este en un proceso continuo en los trabajos basados en el conocimiento, porque el conocimiento está en constante cambio. No me refiero específicamente al conocimiento académico, aunque éste también está cambiando, podría ser aprender a utilizar un equipamiento nuevo, una nueva manera de hacer una tarea, o encontrar a las personas idóneas que puedan realizar un trabajo.
  • Ética y responsabilidad: son necesarios para construir la confianza (que es particularmente importante en las redes sociales informales) pero también permite hacer una diferencia en un mundo donde hay muchos jugadores, así como un mayor grado de confianza en los otros para lograr sus propios objetivos.
  • Trabajo en equipo y flexibilidad: si bien muchos trabajadores del conocimiento trabajan en forma independiente o en pequeñas empresas, dependen en gran medida de la colaboración y el intercambio de conocimientos con otras personas de otras organizaciones relacionadas pero que son independientes. En las empresas pequeñas, es esencial que todos los empleados trabajen juntos, compartan la misma visión y se ayuden entre ellos. En particular, los trabajadores del conocimiento necesitan saber cómo trabajar colaborativamente virtualmente y a distancia, con sus colegas, clientes o socios. El conocimiento colectivo, la resolución de problemas y la implementación requiere de un buen equipo de trabajo y de la flexibilidad para realizar tareas y resolver problemas que escapen al concepto puro de trabajo pero que son un componente esencial para alcanzar el éxito.
  • Pensamiento crítico, creativo, original, estratégico y de resolución de problemas: de todas las competencias necesarias en la sociedad del conocimiento, éstas son algunas de las más importantes. Las empresas dependen cada vez más de la creación de nuevos productos, nuevos servicios y nuevos procesos para mantener bajos los costos y aumentar la competitividad. Las universidades en particular siempre se han enorgullecido por la enseñanza de dichas competencias intelectuales, pero las clases multitudinarias y la transmisión de información, sobre todo a nivel de grado son opuestas a esta suposición. Además, no es sólo en las posiciones más altas de gestión que se requieren estas competencias, en los puestos comerciales en particular se requiere cada vez más de un perfil que pueda resolver problemas en lugar de seguir procedimientos, lo que tiende a ser más automatizado. Todos los que realicen trabajos con el público necesitan ser capaces de identificar las necesidades y encontrar las soluciones apropiadas.
  • Competencias digitales: la mayoría de las actividades basadas en el conocimiento dependen de la tecnología. Sin embargo, la cuestión clave es que esas competencias deben estar relacionadas con el área del conocimiento en que se realiza la actividad. Esto significa, por ejemplo que los agentes inmobiliarios precisan saber cómo utilizar los sistemas de información geográfica para identificar tendencias de ventas y precios en diferentes ubicaciones geográficas; los soldadores precisan saber cómo utilizar PC para controlar los robots que examinan y reparan tuberías; los radiólogos necesitan saber cómo utilizar las nuevas tecnologías que “leen” y analizan las imágenes obtenidas por resonancia magnética. Por este motivo, el uso de la tecnología digital debe integrarse y evaluarse según las características del área de trabajo.
  • Gestión del conocimiento: ésta es tal vez una de las competencias más afectadas. El conocimiento no sólo está cambiando rápidamente con las nuevas investigaciones, los nuevos desarrollos y la rápida difusión de las ideas y las prácticas a través de Internet, sino que también las fuentes de información están aumentando, con una gran variabilidad en la fiabilidad o validez de la información. Por lo tanto, el conocimiento que un ingeniero aprende en la universidad puede rápidamente tornarse obsoleto. Hay tanta información ahora en el área de la salud que es imposible para un estudiante de medicina dominar todos los tratamientos con medicamentos, los procedimientos médicos y las ciencias emergentes como la ingeniería genética, incluso dentro de un programa de ocho años. La competencia clave en una sociedad basada en el conocimiento es la gestión del conocimiento: cómo encontrar, evaluar, analizar, aplicar y difundir información, dentro de un contexto particular. Es una competencias que los estudiantes necesitarán luego de su graduación.

En 2018, el Royal Bank of Canada emitió un informe, llamado ‘Se buscan humanos‘. El informe se basó en el análisis de los datos “big data” derivados de las ofertas de trabajo durante un período de 12 meses en LinkedIn, que permitió identificar y analizar las competencias reales solicitadas por los empleadores, y a partir de las cuales se realizó una evaluación de la demanda de diferentes tipos de trabajo.

La principal conclusión del informe fue que habrá muchos trabajos en el futuro, pero requerirán habilidades diferentes de las que generalmente se requieren en el presente. En particular, muchas de las nuevas competencias necesarias serán lo que quizás se denominen confusamente competencias blandas, como la escucha atenta, el pensamiento crítico, la fluidez digital, el aprendizaje activo, etc. (confuso, porque estas ‘habilidades blandas’ a menudo son tan difíciles de cultivar como las ‘habilidades duras’). Estas son habilidades que la automatización y la IA no pueden replicar o reemplazar fácilmente, pero que serán necesarias en la nueva economía digital. El Royal Bank identificó las siguientes habilidades clave que tendrán una gran demanda entre 2018 y 2023 (azul oscuro = muy importante; azul más claro = importante):

image
Figura 1.2.2 De ” Humans wanted”, Royal Bank of Canada, 2018 (adaptada para la versión en Español por CETEC)

Dos de las principales conclusiones del informe del Royal Bank fueron las siguientes:

  • El sistema educativo, los programas de capacitación y las iniciativas del mercado laboral de Canadá no están diseñados adecuadamente para ayudar a los jóvenes canadienses a navegar esta nueva economía de habilidades.

  • Los empleadores canadienses generalmente no están preparados, a través de la contratación, capacitación o reciclaje, para reclutar y desarrollar las habilidades necesarias para que sus organizaciones sean más competitivas en una economía digital.

1.2.4 Desarrollo de competencias

¿Qué métodos de enseñanza tienen más probabilidades de desarrollar las competencias  blandas? De hecho, podemos aprender mucho de la investigación sobre habilidades y desarrollo de habilidades (ver, por ejemplo,  Fischer, 1980Fallow y Steven, 2000):

  • El desarrollo de competencias es relativamente específico del contexto. En otras palabras, las competencias deben integrarse dentro de un dominio del conocimiento. Por ejemplo, la resolución de problemas en medicina es diferente de la resolución de problemas en los negocios. En primer lugar, por supuesto, la base de contenido utilizada para resolver problemas es diferente. Se utilizan procesos y enfoques algo diferentes para resolver problemas en estas áreas (por ejemplo, la toma de decisiones en medicina tiende a ser más deductiva, en los negocios más intuitiva; la medicina es más reacia al riesgo, es más probable que los negocios acepten una solución que contendrá un elemento de mayor riesgo o incertidumbre). Incorporar habilidades en el contexto particular de una disciplina por ejemplo, es quizás el mayor desafío para las instituciones educativas en la era digital. ¿Cómo se transfiere la capacidad de pensar críticamente sobre la literatura inglesa a otras áreas del pensamiento crítico, como el análisis político o la evaluación del comportamiento de un colega en el lugar de trabajo? En muchos casos, algunos elementos de estas competencias blandas se transfieren bien, pero otros elementos son más específicos del contexto. Se debe prestar más atención a lo que se sabe sobre la transferencia de competencias, basarse en las investigaciones, para verificar que esta evidencia afecta la forma en que enseñamos.
  • los alumnos necesitan práctica, a menudo una buena práctica, para alcanzar el dominio y la consistencia en una habilidad particular;
  • las habilidades a menudo se aprenden mejor en pasos relativamente pequeños, con ‘saltos’ que aumentan a medida que se avanza hasta dominarla;
  • los alumnos necesitan retroalimentación regularmente para aprender habilidades de manera rápida y efectiva; la retroalimentación inmediata suele ser mejor que la retroalimentación tardía;
  • aunque las habilidades se pueden aprender mediante prueba y error sin la intervención de un maestro, entrenador o tecnología, el desarrollo de habilidades se puede mejorar o acelerar con intervenciones apropiadas, lo que significa adoptar métodos y tecnologías de enseñanza adecuados para el desarrollo de habilidades;
  • más adelante veremos que, aunque el  contenido  puede transmitirse de manera igualmente efectiva a través de una amplia gama de medios, el  desarrollo de habilidades está mucho más ligado a enfoques y tecnologías de enseñanza específicos.

¿Cuáles son las implicaciones para los métodos de enseñanza y también para el diseño curricular? Vale la pena recordar que, a diferencia de las competencias, muchas habilidades blandas de “nivel superior”, como el pensamiento crítico, son acumulativas y no tienen un punto final claro. Serena Williams sigue ganando no porque continúe siendo más rápida y más fuerte que las jugadoras más jóvenes, sino porque continúa perfeccionando sus habilidades (incluida la estrategia) a un nivel que compensa su disminución de fuerza y ​​velocidad.

Las habilidades blandas deben desarrollarse en un programa (de hecho, de por vida) en lugar de en un solo curso. ¿Cómo identificamos entonces cómo desarrollar habilidades de pensamiento crítico, por ejemplo, desde el primer año hasta la graduación en una disciplina en particular? ¿Cómo se desarrolla el desarrollo de habilidades en etapas posteriores sobre el trabajo realizado anteriormente en un programa?

1.2.5 Evaluar las Competencias

Otro desafío es evaluar las competencias. Una vez preguntó un colega cuando dije que mis alumnos estaban aprendiendo a pensar críticamente.

‘¿Cómo lo sabe?’.

Mi respuesta fue: ‘Lo sé cuando lo veo en sus evaluaciones’.

‘Pero, ¿cómo sabrán tus alumnos lo que estás buscando si no puedes describirlo por adelantado?’

El Consejo de Calidad de la Educación Superior de Ontario (HEQCO) publicó un informe en 2018 que afirmaba ser ‘uno de los primeros intentos importantes de medir las habilidades relacionadas con el empleo en estudiantes universitarios y terciarios a gran escala’. El segundo estudio utilizó una prueba diseñada para evaluar la capacidad de los estudiantes para analizar evidencias, comprender implicaciones y consecuencias, y desarrollar argumentos válidos.

El estudio HEQCO concluyó que los estudiantes de último año obtuvieron puntajes algo más altos en alfabetización y aritmética que sus contrapartes de primer año, aunque con variaciones considerables entre carreras, pero poca diferencia entre las calificaciones de los exámenes de los estudiantes entrantes y graduados en habilidades de pensamiento crítico, aunque la capacidad de pensamiento crítico también mostró una variación considerable entre las carreras.

Hay una serie de posibles críticas a este estudio. Uno de los desafíos que enfrentó el estudio HEQCO fue encontrar una forma válida y confiable para evaluar las habilidades blandas. El primer estudio midió las habilidades de alfabetización, aritmética y resolución de problemas de adultos usando escenarios cotidianos. ¿Por qué evaluar estas habilidades fuera de los dominios del conocimiento en los que se les enseñó, dada la importancia del contexto? ¿Las mediciones fueron lo suficientemente sensibles como para realmente discriminar las diferencias en el desarrollo de habilidades a lo largo del tiempo?

Sin embargo, es preocupante que HEQCO descubriera que después de cuatro años de estudios postsecundarios no había una diferencia notable en las habilidades de pensamiento crítico. ¿Se debe a que no se está enseñando bien o porque las pruebas utilizadas no fueron válidas? Cualquier intento de identificar los resultados de aprendizaje que involucran competencias  requiere una consideración desde el principio sobre cómo estas competencias pueden evaluarse de manera válida. Los instructores no deberían menospreciar los métodos de evaluación de HEQCO si no pueden justificar sus propios métodos de identificación y evaluación de competencias.

1.2.6 Competencias y resultados de aprendizaje

El Royal Bank of Canada y los estudios HEQCO destacan que cada vez es más importante definir los resultados del aprendizaje en términos de adquisición de competencias. Ambos son estudios valiosos que identifican algunos de los problemas relacionados con el desarrollo del conocimiento y las competencias que los estudiantes necesitarán para tener éxito, no solo en la fuerza laboral, sino en la vida en general en los últimos tres trimestres de este siglo. Sin embargo, los dos informes apenas han tocado la punta del iceberg. No sugieren, por ejemplo,  cómo los estudiantes pueden desarrollar estas competencias ni tampoco que deben hacer los instructores para ayudar a los estudiantes a desarrollar tales competencias.

Al desarrollar el currículo, en términos de decidir no solo qué sino también cómo enseñar, debemos formular las siguientes preguntas:

(a) ¿las carreras identifican claramente los resultados de aprendizaje esperados del programa de estudio?

(b) ¿estos resultados de aprendizaje tienen suficientemente en cuenta las competencias así como los contenidos y los temas?

(c) ¿estos resultados de aprendizaje son relevantes para una sociedad digital?

En otras palabras, tenemos un gran desafío pedagógico en varias partes:

  • identificando las habilidades blandas más importantes que los estudiantes necesitarán (el informe RBC va un poco en esa dirección)
  • identificando la mejor manera de enseñar habilidades blandas
  • evaluando las habilidades blandas (el informe HEQCO también releva este aspecto)
  • identificando hasta qué punto las habilidades blandas son generalizables.

El punto clave aquí es que los contenidos y las habilidades están estrechamente relacionadas, por tanto se debe prestar atención tanto al desarrollo de las habilidades como a la adquisición de contenidos para garantizar que los estudiantes se gradúen con los conocimientos y competencias necesarias para la era digital.

1.2.7 Repensar la enseñanza y el aprendizaje

Esencialmente, se trata de temas curriculares y pedagógicos. Lo que implica repensar no solo el plan de estudios y cómo lo enseñamos, sino también el papel que la tecnología puede desempeñar en el desarrollo de tales habilidades. ¿Cómo puede la tecnología aumentar la empatía y la comprensión (por ejemplo, mediante la creación de entornos virtuales o simulaciones donde los estudiantes juegan el papel de otros)? ¿Cómo se puede utilizar la tecnología para proporcionar escenarios que permitan el desarrollo de habilidades en un entorno seguro? ¿Cómo se puede usar la tecnología para permitir a los estudiantes resolver problemas del mundo real?

Hay un millón de posibles respuestas a tales preguntas y deben ser respondidas por instructores, por maestros, y por estudiantes, con un profundo conocimiento de su disciplina.  Sin embargo, el conocimiento del área temática por sí solo no es suficiente si queremos hacer de los últimos tres trimestres del siglo XXI una época en que todas las personas puedan prosperar y sentirse libres.

Los capítulos 2 y 3 exploran diferentes métodos de enseñanza y analizan cómo estos métodos facilitan el desarrollo de competencias. En la siguiente sección, analizo los peligros de vincular demasiado el desarrollo de competencias con las necesidades inmediatas del mercado laboral.

Referencias

The Conference Board of Canada (2014) Employability Skills 2000+ Ottawa ON: Conference Board of Canada

Fallow, S. and Stevens, C. (2000) Integrating Key Skills in Higher Education: Employability, Transferable Skills and Learning for Life London UK/Sterling VA: Kogan Page/Stylus

Finnie, R. et al. (2018) Measuring Critical-thinking Skills of Postsecondary Students Toronto ON: HEQCO

Fischer, K.W. (1980) A Theory of Cognitive Development: The Control and Construction of Hierarchies of Skills Psychological Review, Vol. 84, No. 6

Royal Bank of Canada (2018) Humans Wanted Toronto ON: Royal Bank of Canada

Weingarten, H. et al. (2018) Measuring Essential Skills of Postsecondary Students: Final Report of the Essential Adult Skills Initiative Toronto ON: HEQCO

image

Para escuchar mis comentarios sobre por qué el desarrollo de las competencias es tan importante en la era digital, haga clic en el podcast a continuación: 


  AUDIO – Escuche este podcast en versión ES

  TEXTO – Lea este podcast versión en ES

 

Actividad 1.2 ¿Qué competencias desarrollan los alumnos en sus clases?

  1. Liste las competencias que espera que desarrollen sus estudiantes en sus clases.
  2. Compare esas competencias con las competencias detalladas más arriba.
  3. ¿Qué hace usted como instructor para que sus estudiantes practiquen o desarrollen las competencias que ha identificado?

No se proporcionan respuestas para esta actividad, pero si comentarios en el podcast.

License

Icon for the Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License

Enseñar en la Era Digital - Segunda Edición by CETEC FIUBA Centro de Tecnologías Educativas is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License, except where otherwise noted.